Terapia Celular


Estimad@ Invitad@.

Bienvenid@.

Mil Gracias Por Su Visita.

A casi tod@s los que hemos vivido más 35 años nos ha pasado. Al llegar a los 35, comienzan a aparecer las lineas de expresión (arrugas) en la cara, la papada, las llantitas, la piel de naranja, los dolores de rodillas, las canas, etc., señales todas de que la vejez viene a todo galope; y eso es algo que a la mayoría nos preocupa. ¿Verdad?

Preocupa tanto que, durante miles de años, el temor a envejecer ha movido a millones de personas a buscar "La fuente de la Eterna Juventud". (Si algunas de estas personas encontraron esa fuente, han sabido guardar muy bien el secreto).

Hace poco más de dos años tomamos una lista de 500 personas con edades entre los 35 y los 60 años de edad y les enviamos una encuesta con tres preguntas: Primera. Si tuviera acceso a la Fuente de la Eterna Juventud, ¿la usaría para su beneficio? De las 283 personas que respondieron, ninguna lo hizo en sentido afirmativo. (de ese tiempo acá, todavía no conocemos a alguien que quiera vivir eternamente).

Segunda. ¿Porque sí o porque no la usaría?

117 personas (aproximadamente el 40%) mencionaron que no utilizarían la fuente de la eterna juventud porque les horroriza pensar que algún día, por falta de salud, de dinero, o de ambos, tuvieran que ser totalmente dependientes y convertirse en una pesada carga para su familia y para la sociedad; unos pocos mencionaron que preferirían suicidarse a vivir en esa penosa situación.   

Tercera. Si fuera posible vivir más de 100 años con buena salud física, mental y financiera (totalmente independiente), cuantos años le gustaría vivir?

300 personas respondieron que, si además de gozar de buena salud física, mental y financiera, pudieran conservar algo de belleza y vigor juvenil ;-) les gustaría vivir un poco más de 100 años; (115 años en promedio.)

Con esto en mente, nos dimos a la tarea de investigar cuanto puede vivir un ser humano en excelentes condiciones. ¿Resultado? ¡120 años!

Luego comenzamos a buscar buscar algo que pudiera servir para comenzar a ayudar a las personas a detener los estragos de la vejez, a rejuvenecer y recuperar o mantener su salud y su belleza. Probamos nutrientes, células madre en cápsulas, cremas y herbolaria. Con muy poca suerte.

De repente, nuestro buen amigo Hedi Gaxiola, un apasionado buscador de posibilidades para ayudar a las personas, nos recomendó unas grageas y unos nutrientes que ayudan a las personas a regenerar su organismo por medio de una terapia celular que trabaja a nivel molecular: revitalizando el ADN de las células. 

Comenzamos a utilizar esa terapia celular, y a los pocos días comenzamos a sentirnos con más claridad mental, más creatividad, más energía y ganas de hacer ejercicio, menos cansancio al terminar el día, con un notable aumento del vigor sexual, menos estresados y más joviales, lo cual dio como resultado una mejor convivencia con la familia, los colaboradores, los amigos, etc. 

Luego algo excelente sucedió: ¡las "patas de gallo" y demás arrugas en la cara comenzaron a hacerse menos visibles y la panza se redujo con muy poco ejercicio especializado!

Fue en ese punto en que nos dimos cuenta de que !Esto era lo que estábamos buscando!, ¡Ahora sí podríamos ayudar a las personas a verse más jóvenes, pero todavía más importante: ayudarlas a sentirse más jóvenes, con más salud, vigor y belleza! 

¿Quiere Saber Más Sobre La Posibilidad

De Verse y Sentirse Más Joven?

Nuevamente, ¡Mil Gracias Por Su Visita!